• Encontrá ese libro que estabas necesitando •

$2.690,00

24 cuotas de $282,43
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • Paradigma LibrosMaure 1786 Atención de Lunes a Sábados de 11 a 19 hs.
    Gratis
Descripción

DAVID LE BRETON
ESTALLIDOS DE LA VOZ
TOPIA

Páginas: 256
Formato:
Precio: $ 2690.00
Peso: 0.42 kgs.
ISBN: 9789874025593

Una antropología de la voz consiste en la paradoja de no escuchar la palabra sino la calidad de su formulación, sus vibraciones sonoras, afectivas, sus singularidades. No detenerse en el sentido de las palabras sino en la tesitura de la voz. Separada de la palabra, la vocalización se brinda como una emisión sutil de un cuerpo, nos toca, nos trastorna o nos irrita, ante todo es un lugar de deseo o de desconfianza. Objeto de fantasía, muchas veces alcanza para suscitar amor u odio en una persona desconocida que únicamente está escuchando la radio o el teléfono a la distancia. Ninguna ciencia puede agotar la cuestión, aunque la acústica, la fonética y la lingüística traten de incluirla dentro de su competencia. La voz escapa de todo y no se deja soslayar. La emoción relacionada con la escucha de la voz no está sostenida por sus propiedades acústicas, sino por su impacto en el deseo de quien escucha. Lo mismo sucede con el rostro, los dos elementos más íntimos, los más destacados de lo humano, y los más elusivos. Al darle carne al lenguaje, la voz lo hace escuchar. Cuando desaparece, la palabra también se borra porque no existe sin la voz que le da cuerpo. Sin embargo, es volátil, parece no tener ninguna frontera, aunque sin medios técnicos para amplificarla, no llegue muy lejos. Atraviesa los límites del cuerpo para disolverse en el espacio y no deja rastro en la mente del interlocutor salvo el del discurso que portaba. No tiene peso, pero puede cambiar el mundo, trastocarlo para bien o para mal. La voz que aquí nos importa es la de la vida cotidiana, la que tiene sentido y cuya influencia marca nuestras vidas. () Queda claro, la voz es materia sonora y a la vez social, cultural, sexuada, afectiva, singular, marcada por ritualidades y emociones propias de una comunidad lingüística en un momento de su historia. Entre el cuerpo y el lenguaje la voz es invisible, sale del cuerpo con la emisión de la lengua, inmaterial y sin embargo audible, es una emanación del aliento, está entre el significado y el sonido. Perdiendo la respiración, el individuo pierde la palabra.