$750,00

18 cuotas de $87,04
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • Paradigma LibrosMaure 1786 Atención de Lunes a Sábados de 11 a 19 hs.
    Gratis
Descripción

GEORGE OHSAWA
MACROBIOTICA ZEN
PUBLICACIONES GEA

Páginas: 130
Formato: 15.5cm. x 22.5cm.
Precio: $ 750.00
Peso: 0.5 kgs.
ISBN: 978-987-23034-6-4

Toda la filosofía de Oriente consiste en enseñar la constitución del Universo infinito -también llamado el reino de los cielos-, buscado bajo los nombres de budismo, hinduismo, judaísmo, cristianismo, islamismo, taoísmo, sintoísmo, etc. El único fin de estas religiones es el de enseñar al hombre a ganar por sí mismo la paz, la felicidad, la libertad y la salud. ´´El principio de estas religiones es dialéctico, paradojal y complejo -dice-, pero lo he simplificado de tal manera como para ser comprendido por todos y aplicado a cualquier circunstancia. El concepto del mundo, de la vida y de la constitución del Universo son transpuestos sobre el plano biológico. Todas las religiones insisten sobre la importancia de una alimentación correcta. Las religiones tienen, en su casi totalidad, reglas estrictas en el ámbito alimentario. Sin observar estas reglas nos es imposible desarrollar nuestra comprensión suprema, y por consiguiente, ser fieles a una religión. Los teólogos y clero occidentales parecen desconocer este hecho. En el Budismo y, en particular en el Budismo Zen, las reglas dietéticas son severas. En la hora actual se publican en occidente numerosas obras sobre Budismo Zen y la Filosofía Hindú, pero ninguna de ellas ofrece una explicación completa sobre la importancia y superioridad de ese principio básico. Esa es la razón por la cual la filosofía vedanta del taoísmo, del budismo, etc., no puede ser bien comprendida por Occidente. De hecho, si todas las religiones han perdido su autoridad, es por causa del desprecio o ignorancia por esas ideas fundamentales. Y esa es la razón por la cual desaparecen del mundo la paz, la libertad, la salud y la felicidad. El primer paso en la vía de la recuperación consiste en estudiar la alimentación oriental, base de la salud y de la vida venturosa, considerada en el Japón como el arte divino de la vida. Este arte reposaba sobre numerosos principios, mientras que en Occidente parece estar guiado por la búsqueda del placer o sea por motivos bastante bajos. Aquellos que acaban de hacer lo que se llama una buena comida muestran, evidentemente, por sus rasgos, que están cansados y hasta intoxicados por los alimentos demasiado ricos que han consumido; sus manifestaciones tampoco demuestran la lucidez de su inteligencia. Los verdaderos chefs de cocina japonesa y china preparan platos que no solamente son exquisitos para los que no tienen arruinadas las papilas gustativas debido al alcohol o los fuertes condimentos, sino capaces de cimentar la salud y luego la felicidad, conforme a los principios de la Macrobiótica. El régimen de los monasterios Zen en el Japón es llamado Syozin Ryori lo que quiere decir cocina que mejora la comprensión.´´ Si las industrias dietéticas de Occidente pudiesen producir una alimentación macrobiótica realizarían la primera revolución de este tipo, y crearían las condiciones para el desarrollo de una era de paz, libertad y felicidad.