• Encontrá ese libro que estabas necesitando •

$990,00

18 cuotas de $114,89
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • Paradigma LibrosMaure 1786 Atención de Lunes a Sábados de 11 a 19 hs.
    Gratis
Descripción

DOMINIQUE FABRE
MESERA ERA NUEVA, LA
BEATRIZ VITERBO EDITORA

Páginas: 128
Formato: 15cm. x 21.5cm.
Precio: $ 990.00
Peso: 0.5 kgs.
ISBN: 9508451947

Es un mozo de café. Trabaja en Asniéres, en las afueras de París, cerca del túnel de salida de la estación de trenes. Ve a los viajeros, siempre apurados, pasar a lo largo del café. A veces entran. ´´ No miro demasiado para afuera porque todo lo que me importa en la vida termina siempre instalándose del otro lado de mi mostrador´´. A algunos clientes, Pierre los aprecia, como al joven vestido de negro que bebe su cerveza mientras lee Primo Levi, o a la mujer ´´perdida en su belleza´´ que no verá más que una vez, o al tipo que se desnuda para tirarse al Sena cada vez que se agarra una curda. Y también está la mesera, Sabrina, siempre radiante, de quien podría enamorarse... pero hace ya tanto tiempo que no lleva una mujer a su casa, y la última lo dejó, vaya a saber por qué. Además su mostrador, pronto, no recibirá más a la gente del barrio. Los patrones no andan muy bien que digamos ahora. Entonces, para el mozo de café, se acerca poco a poco la verdadera soledad. Dominique Fabre describe dulcemente un mundo que se evapora, un hombre mayor que conserva el corazón de un muchacho. Fabre capta los gestos, y reconstruye una poesía de lo cotidiano, conmovedora y secreta... (Christine Ferniot - Télérama 4/ 1 /2006) Este libro sobre la soledad es un pequeño triunfo de la simplicidad, de la justicia. (Gérard Pussey, Elle, 26/9/2005). Dominique Fabre agota las vidas y los acontecimientos minúsculos, que guardan un rasgo excepcional. (...) El artista esconde un trabajo admirable sobre el peso de las palabras y la medida de la trivial, pero también dramática, dulzura de las cosas. (d´Angelo Rinaldi, Le Figaro, 30/6/05). Esta es una novela que se lee de corrido y que deja un poco de resaca, después. Porque es justa de la primera a la última frase, porque es sin edulcorante, concentrada. (Thierry Guichard, Le matricule des anges, N° 66, Septiembre de 2005).