• Encontrá ese libro que estabas necesitando •

$7.000,00

24 cuotas de $970,05
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • Paradigma LibrosMaure 1786 Atención de Lunes a Viernes de 11 a 14 hs. y de 16 a 19 hs. Sábados de 11 a 14 hs.
    Gratis
Descripción

OSCAR MARTINEZ
UMBRALES
SIRUELA

Páginas: 302
Formato: 24 x 16
Peso: 0.4 kgs.
ISBN: 9789873797736

Este es un libro sobre puertas. Sobre las entradas a santuarios prehistóricos, a templos egipcios, griegos y romanos, a iglesias medievales, a fortalezas, palacios y villas, sobre qué las hace especiales y sobre cómo los seres humanos las hemos dotado de mensaje y simbolismo. Hemos levantado millones de edificios, de todo tipo, y siempre hemos colocado en ellos alguna puerta. Somos constructores de umbrales. La esencia misma de nuestra especie es el lenguaje y el movimiento, cada uno de nosotros es un viajero innato dispuesto a explorar lo desconocido y contarlo. Y es que toda puerta marca un tránsito. Los umbrales son un espacio híbrido, un momento entre dos realidades, la frontera entre dos mundos y dos estados. Las puertas están ligadas al cambio y a la evolución, pueden ser el vínculo entre el sueño y la vigilia, entre la luz y las tinieblas, pero también el paso de la vida a la muerte, de la ignorancia a la sabiduría. Este libro es, pues, un umbral, y todo umbral es una invitación al viaje: de la Casa de los Vettii en Pompeya hasta el dolmen de Menga o la abadía de Sainte-Foy; desde el panteón de Adriano y el arco de Tito hasta el templo funerario de Ramsés III y la basílica de San Marcos, pasando por la parisina Joyería Fouquet, el Palacio de Comares de la Alhambra, el edificio de la Bauhaus en Dessau, la Finca Güell, Castel Nuovo, la portuguesa Quinta da Regaleira o el Pabellón de la Secesión en Viena. Un ensayo narrativo que entreabre una veintena de puertas, proponiéndonos así un periplo a través de la cultura y el arte, de la historia y los secretos del periodo en el que fueron levantadas. Habrá quien ya las haya cruzado, y quizá la próxima vez que las franquee pueda verlas con ojos nuevos. Habrá quien aún no las conozca, y sean estas páginas la semilla del anhelo por atravesarlas algún día.